fbpx

¿Buen enero, mal febrero? Ya no más

Enero es un mes maravilloso; los gimnasios están llenos, las personas dejan de fumar y comienzan a vivir un estilo de vida más sano y en general más equilibrado, donde ahorran más, sonríen más, aumentan su productividad, sacan a pasear a sus perros, cocinan en casa o hasta comienzan a meditar por las mañanas, en fin, se puede oler la esperanza y motivación por doquier. A este fenómeno se le llama el “Síndrome de Enero” ¿Por qué? Porque esa fantasía solo dura treinta días, a veces hasta menos.

Dicho síndrome afecta la vida de muchas personas… y muchas empresas. Es muy normal empezar el año con toda la emoción del mundo, llevar un ritmo de trabajo alto, aplicar estrategias nuevas y establecer metas que al final terminan posponiéndose para el siguiente año. En fin, planes que no se llevan a cabo, proyectos fallidos. El fracaso es una realidad de la que todos estamos conscientes, pero para evitarlo hay que analizarlo. De los siguientes datos proporcionados por Excelsior, los primeros dos están enfocados en el área personal y los últimos tres en el área laboral:

• El 92% de las personas no cumplen sus propósitos de año nuevo.
• Tan solo el 8% de las personas se considera perseverante.
• Únicamente el 10% de los empresarios afirma que cumple con sus metas anuales.
• El 65% de las empresas mexicanas muere antes de los 5 años.
• 8 de cada 10 mexicanos fracasan en su primer año como empresarios.

¿Qué tan relacionadas están las estadísticas? ¿Será el Síndrome de Enero un factor importante para los fracasos de las empresas? Según la revista Entrepreneur, cinco razones por las que los emprendedores fallan son la falta de experiencia, la falta de un plan de negocios, perder demasiado tiempo, querer empezar a lo grande y abandonar demasiado pronto. Si lo analizas desde el lado psicológico, dichos errores pueden darse debido a la impaciencia, el querer resultados muy rápido y no tener la disciplina de permanecer enfocado; malos hábitos que afectan todo, desde no poder mantener una rutina de ejercicio hasta no poder mantener una empresa.

¿No tienes experiencia? ¡Tómate el tiempo para prepararte!

¿No sabes por dónde empezar? ¡Haz un plan de negocios!

¿Estás perdiendo tiempo? ¡Prioriza y trabaja duro y eficiente!

¿Quieres empezar a lo grande? A menos de que tengas mucho capital y un excelente plan de negocios ¡Se paciente!

¿Se puso difícil la cosa? No abandones.

A fin de resolver un problema y de verdad romper el paradigma, debe ser arrancado desde la raíz. Para no caer este año en lo mismo de siempre y para que no siga sucediendo los próximos años, para que tú como emprendedor tengas éxito, debes empezar desde enero de 2019 y tener muy consciente que la disciplina en cada una de tus acciones (incluso personales) impacta altamente en el futuro de tu negocio.

Al final todo se resume en una palabra: perseverancia. Per-se-ve-ran-cia. Tatúate la palabra. Respírala, vívela, cómela todos los días.

Si estás leyendo este articulo lo más seguro es que eres el dueño de una tienda en línea y muy probablemente sea un proyecto reciente, es decir te encuentras en plena fase de innovación, arranque, fuerza; este año es muy significativo para ti y el crecimiento de tu empresa, la perseverancia es imprescindible. Tienes una gran ventaja, estás consciente de lo que se requiere para tener éxito. Aprovecha para destacar de los demás, trabajar cuando ellos no lo hacen, pensar diferente, intuir el futuro y anticiparte a él. 2019 será muy interesante para ti pues tienes la oportunidad de despegar y potenciar tu tienda en línea ¡No la desaproveches! Haz que tu motivación y fuerza dure todo el año.

En el próximo artículo hablaremos sobre los secretos de la perseverancia y un plan de acción enfocado al comercio electrónico que te ayudará a mantenerla todo el año.

¡Feliz año nuevo!

Escribir comentarios