fbpx

Cómo lograr que tu tienda en linea persevere

Desde niños, uno de los valores que nos hacían repetir, deletrear, dibujar y hasta cantar es la perseverancia; sin embargo, conocemos dicho concepto de manera muy vaga pues sabemos definirlo perfectamente, pero ¿qué tanto lo aplicamos? No te preocupes, en este artículo no te voy a decir que seas constante y termines lo que empieces; eso ya lo sabes. Sigue leyendo y descubrirás un lado diferente de la perseverancia y cómo podrás lograr que tu tienda en línea no solo persevere con el tiempo, sino que lo haga con estilo.

Disciplina ≠ Obligación

Sí, el principal detonante del éxito y la base de la perseverancia es la disciplina, pero normalmente se le da una ligera connotación fastidiosa; relacionándola con algo meramente obligatorio, y eso es un gravísimo error pues podrías caer en el confort o procrastinación por tener una mala relación con dicho concepto; sin embargo, si cambias tu chip, la puedes llegar a ver de una manera más satisfactoria. El autor del libro Outliers, Malcolm Gladwell, señala que la autonomía, complejidad y una mezcla entre esfuerzo y recompensa es el principal motivador de las personas para realizar un trabajo. Esto quiere decir que, si te sientes a cargo de lo que haces, te sientes retado y tienes un equilibrio entre tu esfuerzo con los resultados que obtienes, es más probable que seas disciplinado y por lo tanto, perseveres.

La perseverancia de tu empresa depende de la tuya

Si estás leyendo este blog, probablemente eres el dueño de una tienda en línea ¡Tienes la suerte de tener bajo tu manga la mayoría de estos conceptos! Eres autónomo, tu trabajo es complejo y de tu esfuerzo vendrán tus recompensas… Ahh, en esta última parte cae la trampa. Tu esfuerzo. La perseverancia de tu empresa depende de la tuya, aquí unos tips para lograr que tu tienda en línea persevere, se mantenga firme y crezca con el tiempo.

1.- Todo empieza contigo ¿Eres un experto en tu nicho o simplemente promedio? Si no le ganas a tu competencia en años de experiencia no es tan malo, porque les puedes ganar en conocimiento. Esto es sumamente importante. Lee, infórmate, investiga, aprende más sobre tu mercado, las tendencias, nuevas formas de hacer marketing, etc. incluso fuera de tus horas de trabajo. Conviértelo en rutina. Eso no te hace workaholic, te hace superior a la media.

2.- No descuides ni un área de la empresa, la contabilidad, la mercadotecnia, la producción, las ventas; deben estar bajo control de forma equitativa y tú tienes que estar involucrado en todo. Establece metas, objetivos, estrategias y proyectos para cada una de ellas, ten juntas para hacer un checkup del proceso, dale importancia al orden, a la responsabilidad y sobretodo a la constancia en tus hábitos.

3.- Que seas tu propio juez, no significa que puedas romper las reglas. Se estricto contigo mismo, tus tiempos de respuesta, tus fechas límite, tus metas y objetivos. Nunca bajes la guardia, esto tiene que ser así siempre. Si no lo haces tú ¿quién lo hará?

4.- Siempre debes estar en movimiento. No dejes que tu energía caiga. En el momento te sientas cómodo significará que estás bajando el ritmo. Cuando hablo de movimiento, no me refiero a estar carrereado todo el tiempo, sino a siempre tener una actitud de avance e innovación y tener un equilibrio entre pensar nuevas estrategias y aplicarlas.

Como mencioné en mi artículo pasado, al final todo se resume en una palabra: perseverancia. Per-se-ve-ran-cia. Tatúate la palabra. Respírala, vívela, cómela todos los días y disfruta el proceso. Ama lo que haces; el mejor amigo de la perseverancia es la pasión y si nunca las pierdes, felicitaciones ¡Tu empresa será un éxito!

Escribir comentarios