fbpx

¿Estás empezando tu tienda en línea con el pie izquierdo?

Una mañana despertaste con “la idea” de negocio que revolucionará el comercio electrónico, estuviste inquieto todo el día pues tu mente iba a mil por hora pensando y pensando; en 24 horas te dio tiempo de desarrollar un plan de inicio a fin ¡Hasta llegaste a la portada de Forbes! : “Joven empresario hace millones por Internet”. Te viste dando una conferencia en TED contando tu simpática y suertuda historia de éxito y hasta pensaste en cómo resolverás la gran problemática de dónde será mejor comprar una casa, digo, si ya vendes en todo el mundo ¡Puedes vivir en donde sea!

 

Bueno… Cálmate.
Antes de correr debes empezar a caminar. Soñar te llevará lejos, pero no será a ningún lugar concreto si no armas un plan metódico y preciso. Para lograr el éxito debes estar enfocado desde el primer paso. Pregúntate ¿Lo estás? Analízalo junto a éstas señales de que quizá estás empezando con el pie izquierdo.

 

No tienes un plan detallado 
El primer error es creer que tienes una gran idea y que es tiempo de empezar sin un plan sólido. Una idea no te hará rico ¡Enamórate de ella! Pero no creas que será suficiente para tener éxito. Debes planear cada paso de inicio a fin y crear un modelo de negocio que no deje entrada para errores.

 

No te estás administrando bien
Si desde el principio no desarrollas un plan financiero y te adhieres a él, en el futuro será un caos querer controlar el dinero que entre y salga de la empresa. Las finanzas son el corazón; si ellas no están bien, nada más lo estará. Por eso debes ser muy inteligente con tu inversión inicial y no emocionarte con los gastos. Cuando hablamos de dinero, es mucho mejor ser cauteloso.

 

Tratas de hacer todo tú solo
Un atractivo de tener una tienda en línea es que no necesitas de muchas personas para mantenerla, pero no te lo tomes tan literal. Al fin y al cabo es una empresa que cuenta con áreas de producción, finanzas, mercadotecnia, y cada una de ellas es un mundo entero que requiere de mucha dedicación. Analiza desde el principio si tienes la capacidad y el tiempo de hacerlo todo tú solo, y si no, consigue ayuda. No tiene nada de malo.

 

Buscas la perfección 
Spoiler: no existe tal cosa. La empresa exitosa no es perfecta, es diferente. Además, tratar de tener todo perfecto antes del lanzamiento de la tienda solo te hará perder tiempo. Hoy en día todo avanza tan a prisa, que la única forma de ganar es hacerlo más rápido que los demás. Debes ser ágil e ir probando y mejorando tu producto conforme vas avanzando; es un grave error tomar mucho tiempo para pensar y no suficiente para tomar acción.

 

No entiendes a tu cliente
“Creer” que a las personas les gustará tu producto no es suficiente. Debes estar completamente seguro de que estás resolviendo una necesidad y de quienes son los ideales beneficiados. Piensa como el cliente ¡Sé el cliente! No es suficiente hacer estudios y encuestas; platica con ellos, empatiza.

 

No te apasiona tu idea 
Si no crees en lo que haces, déjalo. No funcionará; pues la primera persona que no te compraría serás tu mismo y si desde ese rol creas la tienda ¿Qué tan bien esperas que le vaya a ir?

 

Le estás copiando a otros 
¡Mal, mal, mal! ¿Cómo piensas destacar de la competencia si haces exactamente lo que todos hacen? La clave está en pensar disruptivamente en cada detalle que involucre tu marca, solo si te diferencias de los demás llamarás la atención. Mientras más especial seas, menos competencia tendrás.

 

Te dejas llevar por los demás  
Es importante escuchar y ser muy crítico con los consejos que recibas, pues no todos serán buenos. La mayoría de las personas tienen la misma mentalidad y por esa razón son pocos los que tienen éxito. Ten mucho cuidado con los consejos de personas estancadas en lo convencional, cuestiónalos, es más ¡A veces hasta haz lo contrario!

 

No empezaste ayer
Que padre que ya imaginaste el gran castillo que será tu tienda en línea, pero si no te enfocas en poner los primeros bloques, el cuento de hadas se quedará en puro cuento. El éxito se construye a diario, es una disciplina hacer siempre lo que debes y un poco más. No aflojes, y para asegurarse, velo de esta manera: Nunca estarás al día ¡Siempre habrán cosas que debiste haber hecho ayer!

 

Estás confiado
Nadie tiene el éxito asegurado en ningún momento. Grábatelo. No te confíes de tu gran idea y plan “infalible”, que en cualquier momento algo puede salir mal y cuando eso pase debes estar preparado con una estrategia en la mente para levantarte. No te confíes ni siquiera cuando empieces a vender mucho ¡Al contrario! Si ya tuviste un éxito comienza a planear el siguiente en el momento, ten la mirada siempre en tu próxima jugada.

 

Nunca dejes de tener en cuenta estos tips y… ahora sí, ya puedes seguir pensando en tu outfit para la portada de Forbes y la introducción para tu conferencia en TED.

 

Si leíste este blog y no tienes una tienda en línea ¡Considérate listo para crearla! Recuerda que la única forma de ganar es hacerlo más rápido que los demás ¿Qué esperas? Pon en marcha tu idea ¡Contáctanos!

 

Leave a comment