fbpx

Lecciones de negocios que puedes aprender de Freddie Mercury

Lo ames o lo odies, Freddie Mercury tiene tu atención; especialmente con el reciente estreno de la película Bohemian Rhapsody en donde pudimos ver un lado más profundo de la historia de Queen, la cual, además de ser una de las mejores bandas de rock en la historia (change my mind), es conformada por miembros extremadamente brillantes.

Mercury no solo cuenta con una voz sobrenatural, sino con cualidades únicas que lo hacen ser un gran modelo inclusive fuera del escenario. Sip, también en la oficina.

Claro, por algo era cantante y no un hombre de negocios (no hablemos de su afán por el drama, despilfarros y excentricismos) pero definitivamente tiene mucho que aportar a los que sí lo son con su personalidad tan segura y original.
A continuación, algunas de las lecciones de negocios que puedes aprender de esta leyenda:

Cree en ti mismo

Si algo tenía Freddie Mercury, era seguridad. No dejaba que las críticas a su persona o a su música lo frenaran. Imagínate, al principio rechazaron Bohemian Rhapsody  porque “era muy larga y la parte operática sonaba ridícula” ¡Le dijeron que al final del año (1977) nadie iba a conocer el nombre Queen! ¿Qué sería hoy de la banda si le hubiesen hecho caso?
Esa insistencia de Freddie en lograr que Bohemian Rhapsody  sea escuchada es la misma que debes tener en defender tus ideas. Entre creer y no creer en ti mismo recae el futuro éxito de tu empresa.

Ten visión

Una de mis escenas favoritas de la película Bohemian Rhapsody, es cuando Brian May le cuenta a Freddie su idea de lograr que el público se sienta parte de Queen con una canción, We will rock you. “Imagínate, miles de personas aplaudiendo al unísono”. En los ojos de Mercury al escuchar esas palabras podías ver que realmente estaba visualizando la majestuosidad del momento, lo estaba viviendo.
¡Vive tu visión! Siéntela hasta los huesos y siempre, siempre ve más allá de las cosas. Ve el futuro.

Enfócate

Freddie vivía, comía y respiraba música. Se aferró a su visión y la convirtió en su motor para dedicarse al 100 todos los días. El enfoque y la determinación lo llevó a ser… Freddie Mercury. Pudo haber llevado una vida de excesos y locura, pero su camino profesional nunca se desvió. No importa lo que pase, nunca pierdas el enfoque. Será fácil mantenerlo hasta que se te presente una oportunidad para perderlo, por eso debes tener muy presente su relevancia.

Trabaja, trabaja y trabaja

No existe camino al éxito más que trabajar. Queen no salió de la nada, es producto del esfuerzo y disciplina de todos los días por parte de cada miembro. Freddie podía pasar horas y horas perfeccionando sus canciones, arreglando lo arreglado, asegurándose de que cada detalle sea perfecto; desde pequeños e inusuales sonidos incluidos en las canciones hasta los “Galileo” de Roger Taylor.
¡Ponte a trabajar! Los mejores son los que realmente se encargan de ser los mejores. Hazlo suceder.

Arriésgate

Freddie utiliza la palabra “outrageous” para describirse, que significa ser escandaloso, extravagante, diferente. No tenía miedo de ser todas esas cosas y se veía reflejado tanto en su estilo personal como en el de su música. Dicha mezcla fue la que le dio ese toque especial a Queen que lo hace ser tan único y memorable. La fortuna favorece a los valientes, y sí que favoreció a Mercury ¡Arriésgate! No sigas el camino preestablecido, pues solo te llevará a donde están la mayoría de las personas… en lo mediano, lo cómodo, lo que no destaca. No te quedes ahí.

Nunca te conformes

Freddie estaba muy seguro del potencial de Queen, tanto, que cuando contrataron a un manager por primera vez y este les prometió éxitos inimaginables para una banda apenas iniciando, Mercury dijo “Vamos a querer más” y se encargó de que así suceda ¿Cómo? Siempre dando el 110%, lo mejor y un poco más. No buscaba comodidad, buscaba grandiosidad. Si el éxito de A night at the Opera no fue suficiente para que Mercury se conforme, entonces nadie tiene ninguna excusa para hacerlo. Siempre busca el siguiente éxito ¡No te claves!

Ponle corazón a lo que haces

¿Cuántas veces habrá cantado Bohemian Rhapsody, o We are the champions, o Love of my life? Entre prácticas, grabaciones y conciertos, debieron haber sido cientos. Desde la primera hasta la última vez, puedes ver la misma pasión en la expresión de Mercury al interpretarlas. Nunca dejes que se pierda la pasión con la que empezaste, asegúrate de realmente amar lo que haces.

No pierdas tus raíces

Tu equipo es lo más importante, si no, pregúntale a Freddie.

Nunca traiciones a los que te son leales ni le restes importancia a lo que hacen, pues sin ellos, no estarías donde estás. Freddie Mercury no tuvo el éxito por su cuenta que tuvo con Queen, eventualmente se dio cuenta de que necesitaba de sus compañeros y que fue un error haberse sentido más importante que ellos. Es vital no perder la noción de por qué empezaste y quienes estuvieron contigo desde el principio, que el éxito no te quite la humildad. Nunca.

Admite tus errores

Las peleas entre la banda eran segundos desperdiciados que se podían usar para hacer música, eso lo tenían muy consciente ¡Claro que Freddie se equivocaba! Haber tenido una voz sobre humana no lo hizo menos humano, pero ¿qué tipo de relación tuvo que tener con sus equivocaciones para que no se interpongan en el éxito de la banda? Sencillo, aceptarlos. Queen perduró porque nunca dejaron que nada afecte su compañerismo, ni la pelea más fuerte que pudieron haber tenido. Hubo muchas bandas exitosas en las que sus miembros se pelearon a muerte o simplemente renunciaron. Una mala relación con tus errores te puede llevar al fracaso.

Se fuerte

“Cállate y toca” es una frase dicha por John Deacon en la película, una que perfectamente bien puede ser aplicada en la vida real ¿Cometiste un error? ¿Están hablando mal de ti? ¿No tienes suficientes ventas? ¡Cállate y toca! De nada sirve detenerse a lamentarse más que para perder tiempo. La resiliencia y fortaleza son dos atributos esenciales en el emprendedor, en cualquier persona en realidad. La vida no es fácil, el éxito no es fácil. Freddie fue fuerte a pesar de las malas noticias y complicaciones en su vida, pero eso no evitó que siga brillando, the show must go on.

¡Brilla en el mundo empresarial como Freddie Mercury brillaba en el escenario!

Escribir comentarios